La castración química es una alternativa aprobada en Nigeria con el objetivo de disuadir las violaciones en el país. La ley se aprobó en el Parlamento regional de Kaduna, estado del centro-norte de Nigeria.

“Estamos felices de que el Parlamento haya incrementado los castigos por violación. Esperamos que la Justicia sentencia a más violadores con esta pena máxima” dijo hoy el Ministerio regional de Servicios Humanos y Desarrollo Social. 

¿Qué es la castración química? Es un procedimiento mediante el cual se intecta el medicamento Depo Provera, con el fin de inhabilitar el deseo sexual. Esta es la alternativa moderna al castigo de capar a los violadores.

Las penas máximas actuales por violación en este estado son de 21 años de prisión cuando la víctima es adulta y puede llegar a cadena perpetua en el caso de abuso a menores. Y es que las cifras con alarmantes en el país, según datos del WARDC, alrededor de dos millones de mujeres y niñas son violadas cada año en Nigeria, pero menos de un tercio de estos delitos (el 28 %) son denunciados. Además, una encuesta hecha en 2019 por la firma demoscópica NOIPolls sugería que una de cada tres chicas ha sufrido en Nigeria alguna forma de agresión sexual antes de cumplir los 25 años. 

La ley no fue recibida de forma positiva por organizaciones que sugieren mejor trabajar en el tema de la prevención, pero el estado busca bajar esas cifras y acuden a una ley rigurosa que esperan de resultados efectivos.