El director de Servicios a la Navegación en el Espacio Aéreo Mexicano (Seneam), Roberto Kobeh González, descartó que la operación del avión de Presidencia de la República cause demoras en vuelos de líneas comerciales en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

Esto, luego de que varios pasajeros de vuelos comerciales reportaran que los capitanes justifican los retrasos argumentando que la operación del avión presidencial los detiene.

“Eso es falso. La estadística demuestra que 66 por ciento de las demoras son responsabilidad de las aerolíneas y cero por ciento es imputable a vuelos oficiales”, recalcó el funcionario.

En entrevista con Luis Cárdenas para Noticias MVS, indicó que la aeronave en cuestión opera con las mismas reglas que el resto establecidas por la Dirección de Aeronáutica Civil, que en 2016 ordenó la separación reglamentaria entre operaciones, medida a la que también se deben apegar las naves comerciales.

El avión presidencial sólo tiene prioridad de despegue y aterrizaje, como ocurre de manera regular en la mayoría de los países del mundo, agregó.

Así, si una aeronave comercial estaba a punto de realizar su operación, deberá esperar entre  60 y 90 segundos para completarla si es que se acerca el avión de Presidencia. Este tiempo, recalcó Kobeh González, no representa una afectación mayor a las operaciones de la terminal aérea.

Además, afirmó que el avión presidencial realiza, en promedio, unas 8 operaciones a la semana, cuatro despegues y mismo número de aterrizajes, cuando las líneas comerciales realizan unas 8 mil 400.  "No es posible que con ocho operaciones, el avión Presidencial demore miles de vuelos de las líneas aéreas", expresó.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...