compartir en:

Una pareja de pequeños hermanos lograron por accidente uno de los hallazgos antropológicos más importantes de la historia al encontrar la mandíbula de un stegomastodon, una especie que vivió hace 1.2 millones de años.

Los niños se encontraban jugando con sus walkie-talkies, cuando de pronto uno de los pequeños cayó y quedó cara a cara con los restos, todo esto en el desierto de Las Cruces, en Nuevo México.

"Yo estaba corriendo hacia arriba y me tropecé con el colmilloy mi cara aterrizó junto a la mandíbula inferior. Miré más arriba y había otro colmillo", narró Jude Sparks de nueve años.

Al principio tanto los padres como el propio hermano de Sparks creyeron que eran los restos de una vaca, pero decidieron investigar un poco más sobre su hallazgo y luego de contactar al biólogo de la Universidad Estatal de Nuevo México (NMSU), Peter Houde, dieron cuenta que tenían ante sí una especie de millones de años de historia.

"El stegomastodon podría parecernos a muchos de nosotros como un elefante". "Por los distintos tipos de elefantes que tenemos en el área probablemente es uno de los más comunes, pero aun así son muy raros. Esta puede ser la segunda cabeza completa que se haya encontrado en Nuevo México", señaló el especialista.

Cabe señalar que los restos corresponden a una especie de mamíferos placentarios que vivió en tiempos remotos en el Valle del Río Grande durante el Pleistoceno, en el periodo Cuaternario, y que abarca las últimas glaciaciones.