Mientras jugaba a las ‘escondidillas’ en la casa de su abuelo en Lichterfelde, Berlín, un niño de nueve años quedó encerrado en una caja fuerte sin que nadie supiera la combinación, por lo que tuvieron que acudir los bomberos a su rescate.

 

El menor se divertía con sus amigos en ausencia de su abuelo y decidió que el mejor lugar para esconderse era dentro de una caja fuerte la cual cerró por dentro y esta automáticamente se trabó, por lo que se necesitaba la combinación de seis dígitos para poderla abrir.

Luego de saberse encerrado, el niño comenzó a gritar y a golpear la caja para que sus amigos lo rescataran. Luego de varios intentos los demás niños no lograron abrir la caja por lo que llamaron a los padres del menor encerrado, pero ellos tampoco sabían la clave. Llamaron al abuelo que era el único que la conocía pero no lo lograron localizar.

Bomberos locales llegaron al rescate del menor y le enviaron oxigeno a través de una pequeña abertura, mientras probaban fechas de cumpleaños y aniversarios de la familia.

Cuando los bomberos se disponían a romper la caja con sus herramientas, pudieron dar con el código de seis dígitos y liberar al niño que se llevó un buen susto.