compartir en:

En una escuela primaria de una pequeña ciudad del centro de Italia, una profesora  quedó intrigada cuando uno de sus alumnos, Matteo, utilizó una palabra desconocida en un trabajo escrito: "petaloso". Matteo describió una flor como "petalosa" ("llena de pétalos").

La palabra no existe oficialmente en el diccionario italiano, pero gramaticalmente tiene sentido como una combinación de "pétalo" y el sufijo "-oso" ("lleno de").

La maestra  pensó: ¿pudo el pequeño Matteo, de ocho años, haber inventado una nueva palabra?

Matteo con la ayuda de su profesora escribió a la Academia de la Crusca -la institución creada en 1583  que supervisa el uso de la lengua italiana.

La respuesta no se hizo esperar.  María Cristina Torchia, consejera lingüista de la Crusca la describió como: "Hermosa y clara" y añadió: "La palabra que inventaste está bien formada y podría ser utilizada en el idioma italiano".

Sin embargo, la lingüista aclaró que para que una palabra pueda ser oficialmente parte de la lengua italiana, un gran número de personas deben utilizarla y entender su significado.

La maestra de Matteo se sintió emocionada con esa respuesta y  compartió  en su cuenta de Facebook  fotos de la carta que recibió.

Sin darse cuenta, desencadenó un movimiento para hacer exactamente lo que la Crusca había pedido: hacer de "petaloso" una palabra ampliamente conocida y utilizada.

El mensaje original de Facebook se ha compartido más de 80,000 veces. En Twitter, #petaloso se utilizó cerca de 40,000 veces. La palabra se convirtió rápidamente en una tendencia en Italia y  llegó a estar presente en la lista mundial.

Muchos usuarios de Twitter utilizaron la palabra en contexto, lo que demuestra su amplio uso y que su significado fue comúnmente entendido.

La editorial Zanichelli -que publica un importante diccionario- dijo que incluiría la palabra en su próxima edición.

La Crusca se unió al esfuerzo en internet y retuiteó mensajes con el uso de la palabra.

AGENCIAS