Un pequeño niño de cuatro años, quien con sus primos se dirigía a la tienda para vender un envase de cerveza “caguama” por 1.50 pesos, para luego gastar el dinero, tropezó sobre una botella y murió frente a los ojos de sus acompañantes; esto en Matamoros.

Derek caminaba junto a sus primos, cuando por un descuido tropezó y cayó sobre la botella que se rompió y cuyos cristales se le incrustaron en el estómago y abdomen.

Los otros niños corrieron a dar aviso al padre de Derek, quien de inmediato lo llevó al Hospital General Alfredo Pumarejo. Lamentablemente los cristales alcanzaron a dañar órganos internos del pequeño, quien falleció por tales heridas

(Con información de Excélsior)

TAGS EN ESTA NOTA:




Loading...