En lo que podría ser uno de los episodios más terroríficos pero emocionantes de Florida, una niña de 10 años sobrevivió al ataque de un caimán, que le mordió la pierna, gracias a una táctica que aprendió en un parque temático de Orlando.

Juliana Ossa, de padres colombianos, metió los dedos en la nariz del reptil, de tres metros de largo, con lo que logró que el animal abriera las fauces y soltara su pierna.

La niña nadaba en el Lago Mary Jane del Parque Moss, cerca de Orlando, el sábado pasado, cuando fue atacada por el caimán.

Ossa recibió mordidas en la pantorrilla a la altura de la rodilla y tuvieron que darle diez puntos de sutura en un hospital por las heridas.

La niña contó a la cadena NBC News que "estaba en el agua y había un animal mordiéndome la pierna. El caimán agarró mi pierna, traté de golpearlo para liberarme, pero no funcionó".

"Le metí los dedos por las dos fosas nasales, y tenía que abrir la boca”, expresó.

La menor contó que utilizó una táctica que le enseñaron en Gatorland, un parque temático de cocodrilos en Orlando. Tim Williams, de ese parque, dijo que es increíble lo que hizo la menor y que están orgullosos de ella, “y que pudo salir con el menor daño posible".

Jordon Munns, otro experto, recomendó golpear al reptil en el ojo o el oído y hacer mucho ruido.

En cambio, Gregory Erickson, profesor de la Universidad Estatal de Florida y experto en mordidas de reptiles, señaló que las narices de los caimanes no son más vulnerables que cualquier otra parte del cuerpo y puso en duda la teoría de la menor.

Erickson consideró que el reptil decidió dejar ir a la niña, y afirmó: "si ese caimán hubiera querido mantenerse firme, nada habría podido detenerlo".

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...