compartir en:

Chloe Bridgewater, una niña de 7 años de Hereford, Inglaterra, se decidió a escribir una carta a Google para pedir trabajo "después de ver las imágenes de las oficinas de Google con sacos puff, karts y diapositivas", según explicó su padre.

En la carta, Chloe desgranaba los motivos por los que Google debía contratarla: "Mis maestros les dicen a mis padres que me porto bien en clase y que se me da bien leer, deletrear y hacer cuentas" puso como prueba de sus habilidades académicas. Por supuesto, habló de su gusto por la tecnología y los ordenadores, "me gustan los ordenadores y tengo una tablet con la que juego" explicaba en su misiva. También contó que aquella era la primera carta que escribía "aparte de a Papá Noel".

Así fue como escribió su petición, dirigida al ‘Querido Jefe de Google’.

Mi nombre es Chloe y cuando sea grande me gustaría un trabajo en Google. También quiero trabajar en una fábrica de chocolate y nadar en las olimpiadas. Mi papá dice que puedo sentarme en costales de granos y subirme a resbaladillas y manejar go karts en Google. Me gustan las computadoras y tengo una tableta para jugar. […]

Mis profesores les dijeron a mis padres que soy muy buena en clase, y que soy muy buena en deletrear, leer y las sumas. Mi papá me dijo que si continuo así y aprendo mucho algún día podré trabajar en Google.

 

Ver imagen en Twitter

Días después llegó la respuesta del CEO de Google, Sundar Pichai, donde la felicitaba por querer aprender de computadoras y que esperaría su solicitud de empleo cuando terminara la escuela.

Querida Chloe. Muchas gracias por tu carta. Me da gusto que te gusten las computadoras y los robots, y espero que continúes aprendiendo acerca de la tecnología. Creo que si continúas trabajando duro y sigues tus sueños puedes lograr cualquier cosa, desde trabajar en Google hasta nadar en los Juegos Olímpicos.

Espero recibir tu solicitud de empleo cuando termines la escuela J

Le deseo lo mejor a ti y a tu familia, Sundar Pichai, CEO.

El padre de la pequeña agredeció a Linkedin a Pichai que dedicara un poco de su tiempo en contestar aquella carta.

"Ella perdió mucha confianza tras un accidente hace varios años" explicó el señor Bridgewater, "ahora está mucho más decidida a esforzarse en la escuela para llegar a trabajar en Google", aunque advierte que no está muy seguro de que su hija sea consciente de que eso implique más que "dormir en puffs y montar en kart".