compartir en:

México.- Tiene apenas 20 años y Yahir Israel Piña López está cumpliendo uno de sus sueños al ser seleccionado estudiante-investigador en la misión latinoamericana The Mars Society.

Se trata de un estudio que se realizará en el desierto de Utah, sobre las condiciones que tiene el planeta Marte a fin de determinar los factores de seguridad para una expedición que se realizará en el 2033.

Su responsabilidad, según menciona orgulloso, será el proponer un mecanismo para la medición de la radiación del planeta rojo, a fin de que 17 años después pueda funcionar para la protección de los astronautas.

“El desierto de Utah es un lugar frío, no sube a más de 10 grados y por lo regular en Marte los futuros astronautas se van a encontrar con temperaturas inferiores a 60 o 70 grados centígrados”.

“Como es un desierto que se asemeja a la superficie de las condiciones marcianas, vamos a hacer experimentos de análisis químico de las superficies y en mi caso poder ver cómo se puede hacer todo este protocolo para poder determinar la radiación porque Marte es un planeta que tiene una atmosfera muy delgada por lo que no es posible proteger a los astronautas de la radiación, porque en nuestro caso nuestra atmosfera nos ayuda”.

Su amor por la ciencia empezó desde que era muy pequeño, según lo relata fue uno de sus abuelos quien lo dirigió por ese camino.

“Mi abuelo una vez me preguntó, sabes quién fue el primero hombre en el espacio, yo no sabía, tenía cinco años, y me dice Yuri Gagarin, cosmonauta, de la Unión Soviética, y ahí es donde me empiezo a interesar”.

Actualmente, Yahir Israel se encuentra a la mitad de la carrera de Física en la Facultad de Ciencias de la UNAM, ya cuenta con artículos publicados, y brinda clases como estudiante, colaborador e investigador asociado.

Sin embargo, su mayor anhelo es que sea tomado en cuenta para la futura expedición.

Indicó que le entristece que no existan inversiones para la ciencia en el país y que políticas migratorias puedan afectar las metas de otros jóvenes.

“Hay que hacer puentes para generar conocimiento, para la paz y el amor”, mencionó.

“Desde el espacio no se ven las fronteras, la ciencia es universal, todos la tenemos al alcance de nuestra mano, solamente es desearla… la ciencia no es cuestión de un país, es de una humanidad”.

La expedición será del 29 de abril al 14 de mayo, cuando se someterán al aislamiento y condiciones similares a las que viviría un astronauta.