Jayner Tapper, una enfermera de Newton Abbot, Inglaterra pasaba múltiples problemas matrimoniales hasta que decidió construir un bar en el patio trasero de su casa para que su esposo no saliera a beber con sus amigos a la calle.

El diario británico, ‘Daily Mirror’, explica que el esposo de la mujer salía todas las noches de su casa en busca de un lugar para tomar cerveza con sus amigos, justo en el horario cuando ella llegaba de su trabajo. Al sentir que pasaba menos tiempo con él, decidió construir el bar para que su marido no saliera y fuera en su propio patio su lugar de recreación.

Según el portal inglés, la mujer gastó 20,000 dólares para hacer los arreglos necesarios para que todo luciera como un bar, incluyendo accesorios y un dispensador de cerveza. Las opiniones en redes sociales fueron divididas, muchos ven como una forma de ‘consentir’ el alcoholismo del señor, pero otros lo ven como una manera de ‘salvar su matrimonio’.