Nueva Delhi.- La egipcia Eman Ahmed Ebd El Aty, a quien se consideraba la mujer más pesada del mundo, ha perdido 327 kilogramos (kg) de peso desde que fue sometida a una cirugía bariátrica en un hospital de la ciudad india de Mumbai, hace casi dos meses.

Los médicos que la tratan afirmaron este martes que Eman Ahmed pesaba alrededor de 500 kikigramos cuando fue trasladada a India desde Alejandría, la ciudad egipcia de su residencia a la cual podría regresar dentro de unos 15 días, ya que ahora pesa 173 kilos y está en buen estado de salud.

Los especialistas informaron el pasado 12 de abril que su paciente había perdido 242 kilogramos, casi la mitad de su peso, y que mejoró su salud de manera significativa, incluso difundieron imágenes de Eman, sentada sonriendo, visiblemente más delgada.

Sin embargo, el satisfactorio desarrollo se vio empañado la víspera cuando los médicos fueron acusados de mentir por la hermana de la mujer egipcia, Shaimaa Selim, quien afirmó que la salud de Eman es delicada, pues ha sufrido varios ataques epilépticos y está sedada.

Los especialistas tratantes y el mismo hospital Saifee, donde es atendida la paciente, refutaron las acusaciones y reiteraron que la recuperación de Eman “es un proceso, no un evento, que está en curso” y que todo un equipo de médicos está trabajando día y noche. “El progreso es alentador”, destacaron.

En breve, la egipcia será sometida a una tomografía computarizada que demuestre su estado, ya que se esperaban que el peso de Eman fuera menor a los 200 kilos para que los escáneres pudieran soportarla, explicó el doctor Muffazal Lakdawaka, quien dirige el tratamiento.

La exploración del cerebro probablemente revelará la causa de los ataques; aunque los médicos estiman que podrían originarse en la cicatriz de un derrame cerebral que Eman sufrió hace tres años, de acuerdo con reportes del periódico Times of India.

La hermana de la paciente dijo estar convencida que se debe a un nuevo coágulo de sangre formado después de la cirugía bariátrica, realizada el pasado 7 de marzo. "Nadie en el mundo puede perder 300 kilos en dos meses. No es magia”, sostuvo.

Eman fue trasladada a Mumbai el 11 de febrero tras permanecer más de 25 años sin salir de casa debido a que su talla y peso le impedían moverse, pero “ahora es una paciente normal con problemas de salud relacionados con la obesidad, mismos que están bajo control con medicamentos”, añadió Lakdawaka.

 

 

El hospital tenía la intención de enviar a Eman de vuelta a Alejandría al llegar a 250 kilogramos y planeaba traerla de regreso un año después para verificar su proceso y programar una cirugía de segunda fase en caso de que no hubiese perdido el peso adecuado.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...