compartir en:

Una mujer demandó a la cadena de comida rápida Chick-fil-A, denunciando que recibió un sándwich con una rata incrustada en el pan.

Ellen Manfalouti dice que el suceso ocurrió en noviembre cuando una colega de trabajo le trajo el emparedado y almorzaron juntas en la compañía aseguradora donde trabajan en Langhorne.

La compañera, Cara Phelan, dijo que tan pronto Manfalouti tiró el emparedado sobre la mesa, "me di cuenta que se trataba de un roedor, hasta se le veían los bigotitos y la cola”.

Bill Davis, abogado de Manfalouti, presentó la demanda la semana pasada contra la cadena Chick-fil-A y contra el dueño de la franquicia, Dave Heffernan, después de que sus quejas no recibieron respuesta.

Tanto la empresa como Heffernan dijeron que no pueden comentar sobre un litigio en curso.

Manfalouti exige que se le pague más de 50 mil dólares por daños físicos y psicológicos. Dice que tuvo que ir a un hospital por náuseas, que tuvo que ir a un psicólogo por los ataques de ansiedad que el hecho le provocó, y durante semanas no tuvo apetito.