Mónica Guerra Morales denunció el espionaje del que fue víctima, ella y su familia, al percatarse que una cámara los grababa mientras se duchaban, a través de un pequeño orificio en una de las paredes de la regadera.

 

La ciudadana le llamó la atención la parte interior negra del baño, en la que observó movimiento y, al acercarse, se percató del lente de una cámara. La mujer inmediatamente salió para hallar alguien, pero no vio nada.

Enseguida, comenzó a investigar. De inmediato notó que el paflón estaba suelto. Lo retiró y descubrió que el pequeño pasadizo tenía pequeño agujeros tapados con cinta negra aislante, por eso, decidió revisar las habitaciones contiguas y la sorpresa fue mayúscula al darse cuenta que también tenía orificios por donde grababan a los huéspedes.

Se trata del Hotel Zar, ubicado en la capital de Baja California Sur, al mismo que acusó por medio de su perfil de Facebook hace una hora y comenzó a circular en las redes.

“Es indignante, no sólo es una, son varias habitaciones. (…) Nosotros fuimos víctimas el día de hoy, pero como vemos,  es lo mismo y no somos los primeros y espero que seamos los últimos”, declaró en el video.

Pidió a los dueños del hotel hacerse responsable para dar con el responsable y, asimismo, de revisar cada una de las habitaciones.  

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...