Tia Freeman es una prueba de que los tutoriales que muchos suelen usar para acciones sencillas como cocinar o maquillarse pueden incluso ayudar a dar a luz.

La joven de 22 años de edad tuvo que dar a luz cuando hizo una escala a Turquía en su camino a Alemania. Los médicos le aconsejaron que no viajara cumplidas las 36 semanas, sin embargo, ella hizo caso omiso porque se negaba a reconocer que estaba embarazada.

Cuando Tia se dio cuenta que estaba por dar a luz, se trasladó a un hotel y comenzó a buscar en YouTube tutoriales sobre cómo parir. Según lo que ella relató en Twitter, llenó una bañera con agua y empezó a empujar al ritmo de las contracciones.

“Solo tuve que empujar cinco o seis veces y el bebé apareció flotando en el agua”, afirma. Después, buscó en Google cómo cortar el cordón umbilical con un cuchillo, la única herramienta de la que disponía. Luego, amamantó a su hijo y durmió.

Tia acudió al aeropuerto al día siguiente para intentar volar con el bebé, pero los agentes le explicaron que esto era imposible y que tenía que acudir al Consulado para explicar la situación, donde la convencieron a que acudiera al hospital para que revisaran el estado del infante.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...