MÉRIDA.- La mujer asesinada ya había sido amenazada por su exesposo David O G. quien le decía que le diera a los niños o de lo contrario "podía pasarle algo".

Por estas amenazas la joven madre interpuso denuncias en la Fiscalía de Morelos en 2012 y 2016. También interpuso un amparo en ese Estado.

La occisa tenía 39 años. Era madre de tres menores, pero sólo la niña de año y cuatro meses (no tres), estaba con ella.

Ante la violencia psicológica que el hombre ejercía contra ella, su familia procuraba no dejarla sola; razón por la cual su padre acudió de inmediato a su hogar cuando ella le comentó que tres personas habían acudido a su domicilio a hacer limpieza.

Según un vecino, al llegar al predio el papá de la víctima se percató del llanto de la bebé y, a sabiendas de que su hija nunca dejaba sola a su nieta, llamó a la policía, quien dio cuenta del asesinato y alertó a la central de manda de la desaparición del vehículo Yaris rojo propiedad de la infortunada mujer.

Entonces cuando el policía asesinado, durante su rondín de búsqueda, ubicó el vehículo, pidió se detuvieran; y, al corroborar que era el mismo del sitio del crimen, los sospechosos lo sometieron y le dispararon.


Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado