Romy McCloskey es una experta en vestuario profesional, así como una amante de las mariposas. Por eso, cuando supo que una había nacido con un ala defectuosa, puso manos a la obra. 

Y le realizo una cirugia en sus alas para que pudiera volar. Así es como lo relato Romy:

“Este pequeñín de tres días nació con las alas superiores e inferiores rotas. ¡Veamos cómo podemos ayudarle!”, contó 

Necesitó toalla, percha metálica, pegamento de contacto, palillo, bastoncillo de algodón, pinzas, polvos de talco, ala de mariposa extra.

“No se preocupen, no le duele. Ahí no tiene receptores de color. Es como cortar el pelo o las uñas”.

“Con un poco de paciencia y un pulso firme, adapté las alas nuevas a mi pequeño”.

“Las líneas negras no encajan del todo y le falta el punto negro (marca masculina) en el ala inferior derecha pero, con suerte, volará”.

“Después de un día de descanso y de llenarle la tripa de néctar casero, es hora de ver si vuela”.

“Después de una vuelta rápida alrededor del jardín y una pequeña parada de descanso en un arbusto, ¡se marchó! ¡Una cirugía y un resultado de éxito! ¡Adiós, pequeño! Buena suerte”, finalizó el relato de Romy.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...