La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió una recomendación al ISSSTE por una inadecuada atención médica que derivó en el fallecimiento de una persona adulta mayor en el Hospital General de Querétaro que opera esta institución. 

Detalló que una mujer de 79 años perdió la vida en agosto del año 2016, tras someterse a un procedimiento quirúrgico para retirarle la vesícula. 

Se agrega que, en la cremación de la víctima, personal de la funeraria aseguró haber encontrado unas tijeras en el cuerpo incinerado, por lo que acudieron a la Comisión Nacional de Arbitraje Médico (Conamed), aunque los representantes del ISSSTE sostuvieron que "no hubo negligencia médica" y se concluyó el expediente como “asunto no conciliado”. 

La CNDH obtuvo copia del expediente clínico y ahí se observa que no hubo la adecuada atención que la víctima requería en su calidad de adulta mayor, pues sufría dos padecimientos que implicaban resolución quirúrgica, pero el personal médico tratante lo minimizó. 

El organismo nacional de los derechos humanos señala que al menos 7 personas servidoras públicas del Hospital del ISSSTE en Querétaro (4 del área de Urgencias y 3 de la Especial de Cirugía General), cometieron, al menos, omisiones en la atención.

"Este Organismo Autónomo pudo corroborar que el personal médico tratante minimizó, en sus respectivas valoraciones, que la víctima presentaba condiciones de vulnerabilidad al tratarse de una persona adulta mayor con padecimientos crónico- degenerativos, particularidades que la hacían merecedora de una atención preferente, prioritaria e inmediata, lo que, al no suceder, propicio el deterioro de su estado de salud hasta la pérdida de la vida".

 

Cumple los criterios de The Trust Project

Saber más

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado