compartir en:

Shiver, el último ejemplar de oso polar en el Zoológico de León, fue encontrado muerto la tarde de este jueves por visitantes del parque.

 De acuerdo con información proporcionada por la alcaldía, Shiver tenía más de 10 años viviendo en León, era originario de Estados Unidos donde nació hace 30 años en cautiverio.

 Era un oso longevo que posiblemente falleció por causas naturales, aunque esto lo determinarán veterinarios que realizan estudios al cuerpo del animal.

 José Alberto Wong Dueñas, quien se encontraba de visita ayer en el zoológico, observó que el oso polar estaba inmóvil, flotando en el agua, por lo que dio aviso a los guardias y empleados del lugar.

 “Al ver al oso flotando en el agua le mencioné al personal y cuando lo vieron, corrieron a avisar y al poco rato ya estaba acordonado el lugar según para mantenimiento“, relató José Alberto Wong, de acuerdo con una publicación del periódico El Heraldo de León.

 Cientos de personas lamentaron en redes sociales la muerte del oso polar, incluso varios subieron imágenes y videos de sus visitas al zoológico, donde Shiver era uno de los animales más visitados.

 El año pasado, el médico zootecnista del Zoológico, Roberto Pacheco Mendez, dijo que la salud de Shiver era buena y que por lo general esa especie tiene una esperanza de vida de 30 años.

Para el cuidado de Shiver, al igual que otras especies dijo que se les brindaba una alimentación balanceada y variada la cual permite la conservación de la especie.