compartir en:

“No puede ser que sea Carlos. Como le vamos a decir a su mamá que está muerto”, repetían los amigos de Carlos Guillermo que llegaron al lugar, tras haber estado minutos antes conviviendo y tomando con el joven de 19 años, quien murió al ser arrollado y arrastrado por una madrina, luego de que chocara contra el muro de contención y cayera al pavimento, cuando viajaba en su moto Honda, color blanca, por bulevar Cuauhnáhuac, justo frente a la preparatoria número uno, en Cuernavaca, al dirigirse a su casa en la colonia Otilio Montaño, de Jiutepec.