compartir en:

Meegan Hefford era una joven fisicoculturista de Australia que fue internada en el hospital luego de ser encontrada inconsciente en su departamento. Dos días después perdió la vida. Tenía 25 años y era madre de dos niños pequeños.

Según reportan medios locales, los médicos descubrieron más tarde que la mujer padecía un raro trastorno que no le permitía a su organismo descomponer adecuadamente las proteínas. Dicho impedimento en el metabolismo lleva el nombre de trastorno del ciclo de la urea.

Hefford ignoraba que tenía esta condición genética. Al mismo tiempo, ella se dedicaba a rigurosas sesiones de gimnasio para una competencia de fisicoculturismo. El régimen incluía una dieta alta en proteínas, o sea, alimentos y bebidas que su metabolismo no podía descomponer, especialmente dentro de un plan de alto consumo.

Su familia empezó a notar un comportamiento raro en Hefford cuando empezó a ir al gimnasio dos veces al día. En junio, Hefford le dijo a su madre que se sentía rara y adormecida. Su madre no tenía idea de que su hija tomaba tantos suplementos alimenticios sino hasta que fue a su departamento luego de su muerte.

Hoy la madre de la difunta exige a las autoridades de Australia medidas regulatorias más estrictas en el mercado de los suplementos alimenticios, ya que uno nunca sabe qué condición puede esconderse en tu organismo. Hay precedentes médicos de atletas que ignoran tener una condición como el trastorno del ciclo de la urea y mueren por una dieta alta en proteínas.

De acuerdo a las recomendaciones de los especialistas, el consumo de estos suplementos siempre debe ser moderado y nunca debe sustituir una dieta normal.