Buddy, el pastor alemán de siete años de edad que fue diagnosticado con coronavirus, perdió la batalla el pasado 11 de julio, después de estar enfermo durante tres meses.

El can murió en su casa ubicada en Staten Island, en Nueva Yotk, punto que fue el centro de la pandemia en Estados Unidos, aunque aún se investiga si su fallecimiento se debió a complicaciones con el Covid-19 o a un linfoma que padecía.

Hasta el momento, solamente se han dado a conocer las opiniones de dos expertos que analizaron el registro médico del can, los cuales indican que pudo haber muerto del cáncer.

La familia de Buddy notó que la mascota había enfermado desde abril, pero no fue hasta mayo que se le hizo la prueba para detectar si era portador del virus, la cual arrojó un resultado positivo.

 

 

Robert Mahoney, dueño del animal, dijo que cuando sus vecinos se enteraron del diagnóstico comenzaron a alejarse, pues era el primer ser vivo además de los seres humanos al que se le confirmaba esta condición.

En Estados Unidos, al menos 25 mascotas, dentro de ellas perros y gatos, han sido contagiadas con este mal, informó el Departamento de Agricultura de esta nación.

No hay una obligatoriedad hacia los humanos de estos seres vivos, por lo que se desconoce la cantidad total de ellos que son portadores de este mal originado en China.

Pese a estos diagnósticos, los veterinarios recomiendan que las mascotas no usen cubrebocas, debido a que esto les puede ocasionar diversos padecimientos o inclusive la muerte.