Raúl, de 30 años, ayudante del taller de escapes Donato’s, ubicado en la calle Francisco Villa, de la colonia Cerillera, de Jiutepec, murió presuntamente al sufrir un infarto, cuando se encontraba reparando un auto Chevrolet-Camaro, color blanco, por lo que personal del Semefo tomó conocimiento y ordenó el levantamiento del cadáver.