Daniel, de 25 años, originario del Distrito Federal, murió ahogado presuntamente debido al estado etílico en que se encontraba, tras meterse a nadar en el balneario rústico los Ojitos de Agua, ubicado en el paraje El Jabonero, de Mazatepec.