Este 29 de abril en México se conmemora el Día del Vendedor y, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), el perfil económico de Morelos no es el turístico, aunque muchos lo crean así, sino el comercial. 

Los Censos Económicos de 2019 así lo confirmaron al ubicar al Estado entre las diez entidades del país con vocación comercial. 

Por ende, el mayor porcentaje de la población económicamente activa labora y obtiene recursos financieros para su vida de este sector, ya sea en el ámbito formal, o informal, en el que Morelos también ocupa uno de los primeros sitios. 

Con el 34.6 por ciento de su actividad económica basada en el comercio, sobre todo al menudeo, Morelos comparte la vocación comercial con Chiapas (40.6%), Michoacán (37.8%), Oaxaca (37.2%), Guerrero (37.0%), Veracruz (36.6%), Tabasco (36.3%), Estado de México (35.5%), Hidalgo (33.8%) y Puebla (33.1%). 

De 2014 a 2019, el número de negocios creció a una tasa de entre 2 y 3 por ciento, la segunda tasa más alta en el país, periodo durante el cual también registró un aumento del personal ocupado de casi 4 por ciento. 

Según el perfil económico que la Confederación Nacional de Cámaras de Comercio (Concanaco) tiene de Morelos, en 2018, el número de unidades económicas era superior a 84 mil, y para 2020 (antes del COVID-19), la cifra ya era superior a las 100 mil unidades, ubicándose el mayor porcentaje en el comercio, seguido de las de servicios. 

Mientras que de 879,639 personas consideradas como económicamente activas en 2020, el 64.5 por ciento de éstas se empleaban o autoempleaban en la informalidad.