CUERNAVACA, MORELOS.- De acuerdo con el Diagnóstico Nacional de Supervisión Penitenciaria 2018, el Estado de Morelos obtuvo 7.02 durante la evaluación de sus centros penitenciarios, cifra que superó el promedio nacional, el cual fue de 6.45 por ciento.

Autoridades de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) lleva a cabo, cada año, revisión en todos los centros penitenciarios del país para conocer la condición de internamiento de las personas recluidas, y que sean acordes con el respeto a los derechos humanos.

Durante 2018, personal de la CNDH encontró 308 instituciones penitenciarias en funcionamiento, de las cuales revisaron 165 a cargo de autoridades estatales, 57 a cargo de las municipales, 21 del Gobierno Federal y tres prisiones militares.

A nivel nacional, el resultado de la evaluación fue de 6.45, lo cual denota deficiencia, la cual fue dada a conocer a las autoridades de los gobiernos locales para que tomaran cartas en el asunto. 

En Morelos, hay cinco centros a cargo del Gobierno local: son el Femenil de Reinsersión Social en
Atlacholoaya, Estatal de Reinsersión Social Morelos en Atlacholoaya, la Cárcel de Reinserción Social en Cuautla, la Cárcel Distrital de Jojutla y la Cárcel Distrital de Jonacatepec. 

Además, existe el Centro Federal de Rehabilitación Psicosocial (Ceferepsi), ubicado en el oriente de Morelos y el Centro Femenil de Readaptación Social, que se encuentra en el sur de la entidad.

De acuerdo con el estudio, en los centros penitenciarios estatales fue detectado que en la mayoría hay sobrepoblación.

Por ejemplo, en
la cárcel de Cuautla la capacidad es para 174 personas, pero hay 405 internos.

En Jojutla, la capacidad es para 111 personas, y hay 257.

Lo anterior genera diversos problemas, como deficiencia en servicios de salud, no hay condición de higiene en la cocina, además de que faltan programas para prevenir adicciones.

Desde 2011 es llevada a cabo la evaluación, pero este último año Morelos obtuvo el resultado con mayor puntaje.

MARCELA GARCÍA
[email protected]