compartir en:

Un legendario club nocturno de la Ciudad de la Eterna Primavera abrió sus puertas para recibir a los amantes de la música de los años setenta, ochenta y noventa, en una increíble velada. 

Con un espectáculo de luces a la medianoche, se dio la bienvenida a los presentes, recordándoles su inolvidable slogan, así fue como se abrió la pista, en la que damas y caballeros bailaron al ritmo de memorables temas.  

Parejas y grupos de amigos rieron, cantaron sus melodías favoritas y demostraron sus mejores pasos en el centro de la disco.

Por: Alfredo Valdez
[email protected]