compartir en:

Existen las “tendencias de comida” fugaces que todos conocemos, como el cronut o la interminable moda de comer súper alimentos y por otra parte están las tendencias calculables de lo que la gente en realidad está consumiendo, no sólo lo que se habla.

Solo mira las hordas de aguacates y lattes coloridos (o la terrible combinación de ambos) en Instagram para notar la diferencia. Pero si quieres entender el panorama completo y saber lo que come la gente cuando nadie está mirando, debes realizar muchos cálculos.

Gracias a Grubhub, el gigante de las entregas a domicilio, podemos obtener un atisbo de lo que los usuarios comen cuando están demasiado cansados para cocinar, muy crudos para salir de cama o en cualquier otra situación que pueda justificar ordenar la comida por el celular o la computadora.

Basándose en cifras de su red de 55 mil restaurantes para llevar en más de mil 100 ciudades de Estados Unidos y Londres, Grubhub recopiló datos duros sobre lo que la gente ordenó —y comió— entre el primero de enero y el 30 de junio de este año.

Probablemente la tendencia más asombrosa que descubrieron fue el aumento de un 265% en órdenes de poke (ensalada de pescado hawaiana). Si bien es un número muy alto, no será sorprendente para quien esté al tanto de la trayectoria de este platillo, ya que pasó de ser comida hawaiiana a ser un platillo más gringo.

Cualquiera con cuenta en redes sociales tampoco se sorprenderá de saber que las órdenes de pan tostado con aguacate crecieron un 93% también. Sí, ahora la gente es demasiado floja para cortar un aguacate y untarlo sobre el pan; o caminar hasta el café de la esquina y que alguien más lo haga.