Cuernavaca.- La Navidad se acerca, y mientras muchos disfrutan de unas merecidas vacaciones, hay quienes siguen preparándose para competir en lo que consideran el evento más importante de sus vidas.
Es el caso del campeón nacional de sport karate, el morelense Daniel Peña de la Rosa, quien del 26 al 31 de diciembre participará en el Campeonato Mundial de Búfalo 2017.
“Toda mi vida he practicado sport karate. Al Mundial clasificamos a través de varios torneos (...) Este año gané 5 regionales y 6 nacionales”, dice Daniel, de 21 años.
Competirá en la categoría de 69 kilogramos, en la modalidad de puntos y combate continuo.
“Espero unos 15 rivales. Vienen de México, Guatemala, Honduras, El Salvador, Estados Unidos, Canadá y de algunos otros países”, añade.
Daniel ha asistido a 6 campeonatos del mundo, de los cuales ganó 2 títulos en puntos y combate continuo.
A propósito de fechas navideñas, Peña de la Rosa tiene bien claro qué quiere regalar y qué quiere que le regalen.
“Mi único deseo para esta Navidad es tener apoyo de las autoridades, que apoyen al deporte que está dando frutos, no sólo al futbol, porque existimos otros atletas que estamos dejando en alto el nombre de Morelos, pero no tenemos apoyo de ningún tipo”, sostiene Daniel, quien indicó que para este viaje gastará unos 35 mil pesos, pero el recurso lo consiguió por patrocinios personales.
Por otro lado, habló de su hijo, sus padres y su hermano, a quienes les dedica este Campeonato Mundial.
“A Juan Pablo (su hijo) le quiero traer una medalla de campeón del mundo, sería el mejor regalo, aunque (advierte) sé que también quiere muchos carritos y una pelota de futbol; es bueno en el karate, pero le gusta más el futbol (risas).
“Mis papás me están apoyando bastante (Salvador y Patricia), y mi hermano Osmar también, increíblemente. No sólo en lo económico, sino en lo emocional, porque ha sido un año difícil, pero ellos han sido mi soporte y este Mundial se lo dedico a ellos”, insiste Daniel, quien también quiso agradecer a Lorena, su novia, una gran ayuda en su brillante carrera deportiva.
Daniel estará en la cena de Navidad con sus familiares, pero el 25 estará tomando el vuelo que lo lleve a Nueva York.
“Vamos a cenar con unos tíos (pavo, espagueti y ensalada de manzana). Siempre hacemos intercambio navideño e intercambio de broma”, explica. i

Por Santiago Beltrán