México.- Aunque México exporta miel a Estados Unidos y Japón, Alemania se mantiene como el destino tradicional y como el primer comprador de este alimento, con 15.3 por ciento, informó la Secretaría de Agricultura.

Esto evidencia que la calidad y sabor de la miel mexicana conquista los mercados internacionales, cuya producción beneficia a los pequeños productores y mujeres emprendedoras de zonas rurales de país, principalmente.

En un comunicado, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) precisó que en 2017 se lograron producir 50 mil 955 toneladas de este endulzante natural, por lo que implementa programas y acciones que fomentan la actividad apícola en el país, con el fin de recuperar el volumen histórico promedio de producción.

Refirió que de acuerdo con el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), noviembre y diciembre fueron los meses de mayor producción durante 2017, al alcanzar nueve mil 477 y ocho mil 48 toneladas, respectivamente.

Para garantizar a los consumidores que la miel mexicana cumple con altos estándares de inocuidad, indicó, el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) lleva a cabo un programa de monitoreo permanente de residuos tóxicos y contaminantes, y trabaja de la mano con los productores para preservar su inocuidad.

A través del Programa de Monitoreo de Residuos Tóxicos y Contaminantes a Bienes de Origen Animal, Acuícola y Pesquero, explicó que el personal del Senasica comprueba que la miel producida en México no tiene contaminantes físicos, químicos o microbiológicos que pudieran afectar su calidad de exportación.

Los verificadores sanitarios recolectan muestras de manera aleatoria en las unidades de producción de miel orgánica o convencional de todo el país y las canalizan al Centro Nacional de Servicios de Constatación en Salud Animal (Cenapa) para su análisis, expuso.

Este centro realiza los estudios con base en los lineamientos establecidos en las regulaciones internacionales, el Codex Alimentarius y la Unión Europea, en referencia a los Límites Máximos de Residuos para asegurar la inocuidad y calidad del producto, añadió.

De igual forma, los especialistas de la Cenapa realizan análisis de la miel para detectar las moléculas a nivel ínfimo y más sensible, para después emitir sus resultados de calidad basados en las metodologías analíticas de los organismos internacionales antes referidos.

Ello con la finalidad de ofrecer cada vez mayores garantías a los consumidores nacionales y extranjeros de que los productos mexicanos son sanos y libres de contaminantes, aseveró la Sagarpa.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...