compartir en:

CUERNAVACA, MORELOS.- DICEN, los que dicen que saben, que un tal Joseph Goebbels, uno de los cerebros de Adolf Hitler, un mal día dejó para la posteridad una frase que algo tendrá de cierto que en estos tiempos retoma fuerza.
Hasta parecería que ese malvado designio también atribuido a Nicolás Lenin de “Una mentira repetida mil veces se convierte en verdad” fue acuñado para mucho de lo que hoy se ve correr en las redes sociales.
Justo en ocasión del sismo del martes pasado se han multiplicado en Twitter, Facebook, correos, Instagram, whatsapp…, miles de mensajes del tipo “Una buena fuente digna de todo crédito me dijo que… bla, bla bla”.
No han faltado también los amigos de gente cercana a instituciones o gente importante, que les revelaron en secreto que, bla, bla, bla; y por supuesto abundan intereses políticos en esos canales de comunicación.
En muchos de esos casos se comprueba después que esos mensajes son falsos, pero no se necesita mucho tiempo para que esas mentiras se vuelvan “verdad” a través de las redes sociales, sino sólo minutos.
Una de esas mentiras convertidas en “verdad” fue la reciente difusión de que el DIF Morelos quiso adueñarse de un lote de víveres para manejarlo con ventaja político-electoral, lo cual fue hecho “viral”.
No se necesitaron ni 12 horas para esa mutación de mentira a verdad, y ni 12 horas fueron suficientes para desmentir lo que parece gustar más a muchos usuarios de redes: que corra sangre, aunque sea falsa.
Llegó a tal grado el caso, que trascendió ahí mismo un audio difundido masivamente en whatsapp en el que se identifica a la esposa del diputado local del PAN, Alberto Mojica, en labor de guerrilla política.
En el mensaje arenga a sus contactos a viralizar el llamado retirar del DIF estatal los víveres para llevarlos al campus Chamilpa de la UAEM, pues su esposo había pactado la maniobra con el rector Alejandro Vera.
La movilización de gente del PAN referida en la audiograbación, de cierto partió de una mentira repetida no mil sino decenas de miles de veces, y se volvió “verdad” para quienes la cabeza no les da mucho para cuestionar.

Por: E. ZAPATA
[email protected]

Twitter: @ezapata19