compartir en:

 Durante el primer trimestre del año, se registraron en el país 94.4 millones de teléfonos inteligentes (smartphones), una penetración de 3.9 por ciento entre el total de líneas móviles y un crecimiento de 14.3 por ciento con respecto al mismo periodo de 2016.

Este aumento se debe a la reducción en el precio de los equipos como consecuencia del avance tecnológico, así como que los fabricantes con mayor participación de mercado han lanzado dispositivos con características similares a sus equipos “estrella”, pero con menores capacidades.

Un estudio de la consultora The Competitive Intelligence Unit (CIU) reveló que otro de los factores es la creciente oferta de marcas y modelos.

Samsung, indicó, es el fabricante que cuenta con la mayor participación de mercado, ya que al cierre de marzo pasado, 32.5 por ciento de los teléfonos inteligentes en México son de esa marca.

"Los esfuerzos en mercadotecnia se han visto reflejados en la mente de los usuarios que buscan comprar en tiendas el Galaxy de reciente lanzamiento. Esta marcada preferencia de los consumidores fue bien aprovechada; optó por lanzar dispositivos de todas las gamas a precios asequibles, los cuales fueron adquiridos por los usuarios buscando alguna afinidad con la marca", detalló en un comunicado.

En segundo lugar, se ubica LG con una cuota de mercado de 16.2 por ciento, uno de los fabricantes que registra un crecimiento importante, ya que en tres años pasó del quinto al segundo lugar en términos de participación de sus equipos, a partir del aprovechamiento de su reconocimiento de marca y oferta de equipos de gamas baja y alta a precios asequibles.

Posteriormente, está Apple, con 12.3 por ciento del total de smartphones, misma que ha fluctuado entre 12 y 15 por ciento por tratarse de equipos de alto precio, sin embargo, el incremento en la paridad peso-dólar ha impactado directamente el bolsillo de los usuarios fieles a la marca.

"Esto puede ser compensado con el lanzamiento de un dispositivo de gama media (iPhone SE) de nueva generación, como alternativa a su dispositivo de gama alta a un precio menor de 10 mil pesos", abundó CIU

Ante la caída que ha registrado el tipo de cambio peso-dólar en periodos recientes, los precios de los dispositivos han aumentado y el poder adquisitivo de los consumidores se ha mermado.

 

 

Refirió que se registra un menor gasto en dispositivos móviles. Este impacto en el bolsillo de los consumidores ha provocado un aumento en la adquisición de equipos de precios bajos de “otros fabricantes, a fin de hacerse de un smartphone y hacer frente al alza en precios".