La tarde de este sábado, se reunieron pobladores en el atrio de la Iglesia de Santo Domingo, para encontrar en asamblea una solución final y definitiva a la problemática que representan las decenas de perros de la señora Dora Julia Anaya Leyva en la calle de Matamoros.

Vecinos aseguran, que la señora Dora Anaya desde 2007 ha acumulado más de 200 perros y los mantiene en condiciones poco dignas para los animales y que en la comunidad se está a favor del cuidado y cariño de los animales y que es mentira que los pobladores quieran sacrificar a los perros, solo piden que sean tratados y cuidado de una manera digna y justa para todos los habitantes de la localidad.  

A lo largo de la asamblea distintos vecinos del Barrio dieron su testimonio sobre la problemática y lo que padecen ante los mayordomos de la Iglesia.

Se escucharon más de doce testimonios, todos en relación a la actitud violenta e irrespetuosa de la señora Dora Anaya, así como de los daños a la salud y la contaminación que sufren. Hubo una intervención, por parte de la profesora Diana Cortés Maldonado, que abogó por los perros que la señora Anaya acumula. “Yo lo único que pido es que no se sacrifiquen; que los lleve a un terreno donde no molesten”, dijo la señora profesora Cortés.

El mayordomo Gabino Gutiérrez dejó muy claro que nadie en el barrio quiere hacerle daño a los perros, al contrario, las condiciones en que los tienen encerrados en jaulas, los ladridos y aullidos, los gritos de los trabajadores y los fétidos olores, son todos muestras claras de las graves condiciones de salud y ambientales que genera la señora Anaya con sus decenas de perros. “El convenio de 2007 lo firmamos los mayordomos, en el de enero de 2017 se nos dejó fuera”, señaló Don Gabino Gutiérrez.

De acuerdo a los usos y costumbre de Tepoztlán, los mayordomos somos autoridad en nuestro barrio. “El Ayuntamiento cometió un grave error al no llamarnos a firmar. Desconocemos, al igual que todos los vecinos, el acuerdo que se firmó este año. El acuerdo que es válido es el del 2007, y exigimos que se cumpla al pie de la letra”.

También intervino el señor Miguel Ángel Gómez Guzmán, que fuese mayordomo en el 2007 y que firmó el convenio de hace 10 años. “Es una burla que la señora Anaya incumpla el convenio y le falte el respeto a los mayordomos. La señora no entiende cómo nos conducimos aquí en Tepoztlán. La única manera de sacar estos perros es manifestándonos pacíficamente en sus puertas, un grupo grande de vecinos, de todo el pueblo, para que se lleve a sus perros, para que los saque, igual que hace diez años”, dijo Don Miguel Ángel.

La cláusula tercera del convenio de 2007, a la letra dice: EL C. FERNANDO IÑIGO BARRENCECHEA TORRES, SE COMPROMETE Y SE OBLIGA A QUE EN UN TÉRMINO DE CINCO DÍAS CONTADOS A PARTIR DE LA FIRMA DEL PRESENTE CONVENIO, SE LLEVARÁ A LOS PERROS DE SU PROPIEDAD A OTRO LUGAR O EN SU CASO LOS SACRIFICARÁ CONFORME A LA LEY Y DEJARÁ LA CASA UBICADA EN MATAMOROS NÚMERO 200 DEL BARRIO DE SANTO DOMINGO DE ESTE MUNICIPIO DESHABITADA COMPLETAMENTE DE PERROS.

Ante esta situación y la propuesta de muchos vecinos de acudir al domicilio de Dora Anaya, los mayordomos propusieron dar una nueva oportunidad al Ayuntamiento y en particular al Profesor Lauro Salazar Garrido, presidente municipal, para que hagan valer el convenio del 2007.

Los nueve mayordomos sostendrán una reunión con el Presidente Municipal para llegar a una solución definitiva de la problemática. “Nos comprometemos con ustedes, esa es nuestra labor, a que en los próximos días llegaremos a una solución definitiva; la salud de los niños de nuestro barrio, la salud de nuestra gente, nuestros adultos mayores, no va a estar en riesgo por culpa de esta señora; el pueblo de Tepoztlán es primero”, afirmó Don Ángel Galván, otro de los mayordomos presentes en la asamblea.