compartir en:

Los 28 presos asesinados en el penal de Acapulco fueron ejecutados en medio de un ritual de la Santa Muerte, y de acuerdo con las primeras investigaciones el ataque habría sido comandado por Manuel García,“El Meño” y Óscar Silva, del Cartel Independiente de Acapulco.

Según lo informado este día por el diario Reforma, los asesinatos fueron perpetrados con armas de fuego y contó con la complicidad de custodios, sin embargo, el gobernador Héctor Astudillo aseguró que la mayoría de los homicidios fueron con armas blancas.

Asimismo, se dio a conocer que, fueron los propios custodios quienes escondieron en el área de carpintería y sastrería, armas y artefactos explosivos.

Por otro lado, el vocero de Seguridad del Gobierno estatal, Roberto Álvarez Heredia, aclaró que el director del penal de Acapulco, Miguel Ángel Gómez Garduño, sigue en funciones, pero está bajo investigación junto al resto del personal para determinar si incurrió en delito “por omisión o comisión”, luego de la masacre.