Tras diez años de feliz noviazgo y con el corazón lleno de felicidad e ilusiones, la pareja conformada por Mariana González y Carlos Ávila decidió sellar su amor con una inolvidable celebración, la cual  tuvo lugar en el jardín de un reconocido hotel al norte de Cuernavaca.

Familiares e íntimos amigos de los ahora esposos, entre ellos sus hijos Leonardo y Sofía, fueron testigos de la celebración religiosa, en la que se juraron, frente a Dios, amor eterno. Posteriormente, se ofreció un exquisito banquete de crema de almendra y pistache en esfera de pan, corazón de filete en costra de amaranto en salsa de café cognac y martinera de mousse de baileys con espiral de chocolate, además de ricas bebidas preparadas.

Mariana y Carlos bailaron su primer vals como marido y mujer, cerrando el momento con un brindis, en el que sus padres, Graciela Villaseñor y José Luis González, así como  Sandra Ávila y Carlos Bermúdez, externaron un lindo mensaje, agradeciendo la asistencia de sus seres queridos. 

La celebración continuó hasta caer la noche al ritmo de la mejor música del momento interpretada por un grupo versátil que logró un lleno en la pista de baile. ¡Felicidades, Mariana y Carlos! i

Por: Daniel Solano

[email protected]