compartir en:

María Luisa de Mateo es economista de profesión, pero desde el año 2003 dio un giro para enfocarse en lo que realmente le apasiona: la pintura y hoy a las 18:00 hrs. inaugurará una serie de cuadros dedicada a los zanates de Cuernavaca, en el Museo de la Ciudad. Explica que normalmente no le pone nombre a sus exposiciones ni a sus cuadros, porque no quiere influir a los asistentes con una idea preconstruida, sino que lleguen y puedan apreciar sus obras. 
En entrevista con Diario de Morelos comentó que dibujó zanates porque son criaturas que habitan en su jardín, así como en muchos lugares de Cuernavaca, y su trabajo como artista es crear una realidad diferente, reproduciendo en su lienzo al óleo a algunos volando o estáticos, con una serie de colorido que normalmente la gente no ve, esperando que puedan apreciarlos de una forma muy diferente. 
Enamorada de sus zanates, ya que considera que se ven muy bellos, la artista se muestra indecisa por cuál le gusta más, si los que están posando o en pleno vuelo, ya que disfrutó elaborarlos, siendo su método iniciar con un dibujo, con el que tiene que estar muy decidida, para luego pintarlo, convirtiéndose en un proceso muy grato al llenarlo de colores. 
Hace trece años María Luisa de Mateo comenzó esta aventura del arte, siendo autodidacta y copiando obras de grandes pintores como Diego Velázquez, con el objetivo de crear una técnica y un método, teniendo cada día una experiencia maravillosa al aprender algo nuevo en esta actividad.  “La cuestión ¿qué voy a dibujar?, es algo que llega de la nada, por ejemplo, pintar zanates sucedió al estar en mi patio, ahí imaginé a una de esas aves enorme y en fondo blanco, iniciando así una serie de dibujos en mi estudio, con diferentes patrones que hicieran a mis creaciones totalmente únicas y no solo siendo el mismo boceto”, comenta. 
Aparte de realizar majestuosas obras, su especialidad es hacer retratos, siendo una dicha para ella pintarlos, lamentando la falta de esta práctica en la actualidad, ya que muchas personas creen que con una fotografía es suficiente, pero para la artista un retrato habla mucho más de una persona y queda para la posteridad. 
Su última exposición fue en Suiza, ya que realizó los retratos de todos los presidentes de la Organización Mundial de Comercio, lo que es una gran satisfacción, ya que  importantes autoridades reconocen su brillante trabajo. 
María Luisa de Mateo agradece al Museo de la Ciudad que sea la sede de esta muestra, ya que es un lugar emblemático de Cuernavaca, el cual tiene las puertas abiertas para que creadores como ella puedan exhibir su trabajo y se siente orgullosa de exponer ahí sus obras.

Por: Alfredo Valdez
[email protected]