CUERNAVACA, MORELOS.- María Isabel Luna Mundo es una comerciante que tiene 12 hermanos, entre hombres y mujeres, todos ellos han trabajado en la refresquería “Alejandrina”, ubicada en el interior del “Adolfo López Mateos”, y se rotan la responsabilidad del negocio   por un año.
Así lo han hecho después de que su padre, don Teodoro Luna Fitz, antes de fallecer reuniera a todos los hermanos y les pidiera eso como último deseo, con la condición de que nunca vendieran el local.
Doña María Isabel comenta que don Teodoro inculcó a todos sus hermanos el trabajo, y muchos de ellos empezaron desde muy pequeños como bolero, domestica, vendedor, chofer; siempre trabajando.
“Mi padre nos levantaba muy temprano y nos íbamos al puesto, primero mi hermana y yo; después mis hermanos que cuando tuvieron edad, mi papá también los involucró en la refresquería. Él les decía que al abrir el negocio siempre deben de persignarse y después atender con una gran sonrisa a los clientes”, señala con orgullo.
Señala que por muchos años vivieron en Amatitlán, donde conoció   a quien sería su esposo, “y pronto me casé con él, tenemos cinco hijos, que gracias a este noble comercio sacamos adelante.
“También mis hermanos han salido adelante gracias a su esfuerzo y ganancias que deja esta fuente de sodas. A mí me toca estar al frente de este negocio cada 13 años, el último fue en 2010, cuando se quemó horriblemente el mercado, y tuve perdidas, pero volvimos a levantar la refresquería, ahora me tocará atenderlo hasta  2023”, comenta.

Aprenden lección
“Siempre tratamos bien a nuestros empleados, pues en los años de mayor auge de esta refresquería, llegamos a tener hasta cinco empleados, y siempre mi madre preparaba el desayuno y comida para todos y comíamos aquí en el negocio. También me acuerdo perfectamente que en vísperas de Semana Santa y antes de Navidad, sobre los pasillos de este gran mercado no se podía ni caminar de tanta gente que venía a comprar.
   “También en los desfiles, las personas venían después de marchar a tomarse sus ricos esquimos de chocolate, vainilla, rompope, coco, fresa y nuez, con una gota de vainilla y los adornamos con canela en polvo”, recuerda.
Doña Isabel aprovecha para felicitar, “a través a este extraordinario  periódico que es el ‘Diario de Morelos’ a todos mis compañeros comerciantes en este nuestro 53 aniversario, y en especial a mis hermanos que tienen sus propios negocios”.

Por: Luis Flores / [email protected]

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...