compartir en:

Tlayacapan, Morelos.- Crisis nerviosa y la incertidumbre de cómo continuar el tratamiento de su hija, frente a la pérdida de su taller y vivienda, dejó el sismo en la vida de María, vecina de Tlayacapan.
María fue atendida por paramédicos debido a la crisis nerviosa en la que se encontraba; ella es una de las tantas personas afectadas en el Pueblo Mágico, que preocupada por las pérdidas que causó el sismo en su negocio y vivienda, no sabe cómo saldrá adelante.

“Yo me encontraba en el hospital, porque mi hija se debe dializar desde hace cuatro años, cuando sentimos el temblor salimos de la sala donde estábamos, y ya no recibió la atención completa”, expresó.
La señora relata que vive de lo que vende en su negocio, y que lamentablemente no cuenta con apoyo para poder tratar a su hija por el padecimiento que enfrenta; el sismo de 7.1 grados dañó las instalaciones donde vende alfarería, al igual que su casa resultó con graves afectaciones.
“Mi casa está cuarteada y mi negocio se cayó, debido a que el hospital se dañó tuve que atender a mi hija en uno privado, ya no cuento con recursos y no tengo ahorita ingresos en mi taller de artesanías”, comentó.
La madre de familia vive con su hija en la calle 5 de Febrero número 5, en el centro de Tlayacapan, ella espera que las autoridades puedan brindarle apoyo para rehabilitar su negocio, el cual es el sustento de su hogar.

 

Damnificadas. María solicita apoyo para recuperarse y atender  el padecimiento de su hija.

 

"Mi casa está cuarteada y mi negocio se cayó   debido a que el hospital se dañó tuve que atender a mi hija en uno privado, ya no cuento con recursos.” María, vecina de Tlayacapan

Por: Guillermo Tapia / [email protected]