Cuernavaca.- Cuando un futbolista tiene claro cuáles son sus sueños, no hay obstáculos que le impidan luchar por ellos.

Manolo de Miguel es uno de los mejores porteros que ha dado el balompié morelense en los últimos años.

Empezó en Potros del Atlante Sub-17, donde dejó buena impresión con los entrenadores; sin embargo, el proceso del club se cortó cuando los azulgranas descendieron en el 2014.

Después jugó en Tercera y Segunda División en Morelos, hasta que decidió buscar una oportunidad en Chapulineros de Oaxaca, de la Segunda Nacional.

“Jugar fuera de casa es positivo. Creces, maduras y no haces otra cosa que seguir tus sueños. Acá (en Morelos) no se dio el chance de estar en la Segunda (...) En Oaxaca conoces otros lugares, gente nueva que te deja grandes enseñanzas”, explica Manolo, durante sus vacaciones en Cuernavaca.

Admite que durante el primer certamen, en 2017, no le fue nada bien.

“Por ahora se acabó el contrato, ya no seguiré, pero estamos esperando si se da la compra de Alebrijes (del Ascenso MX), entonces veré si regreso.

“En mi primer torneo me fue medio mal, no pasamos a Liguilla, pero en el segundo quedamos cuarto general, y todo pintó mejor.

“Estaba feliz haciendo lo que yo quería, extrañando a la familia, aunque un tiempo sí me desesperé porque no se daban las cosas.

“Extrañé las comidas, el estar cerca de mis papás los fines de semana. Tienes a los compañeros de equipo, pero no es lo mismo (...) lo que más extrañé es el amor de la familia que siempre está ahí, incondicionalmente”, añade el arquero, quien dejó los estudios de manera parcial, aunque dice que se dará el tiempo para graduarse como fisioterapeuta o nutriólogo.

Su meta en un año es estar en Ascenso MX, y no pierde el sueño de llegar a Primera
División.

Por otro lado, reprobó las nuevas reglas que la Federación Mexicana y los clubes están imponiendo, sobre todo las que impiden a jóvenes mexicanos brillar en el profesional.

También dejó un mensaje para las autoridades deportivas y empresarios de Morelos:

“Que sigan apoyando el deporte, porque lo veo de afuera, y confirmo que hay mucho talento acá que se desperdicia porque no hay chance. En otros Estados apoyan mucho el deporte local y creo que eso falta mucho acá.

“Del Club Deportivo Zacatepec, todos sus jugadores son de fuera; no hay jugadores de casa. El equipo era Tepic, y creo que están haciendo cosas buenas, pero faltan jugadores de Morelos”, destacó el arquero de 22 años.

Por Santiago Beltrán

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...