Manchester.- El Manchester United es uno de los clubes más ricos del mundo, pero aún así ha emprendido un plan extremo de austeridad y una de las medidas es dejar de intercambiar o regalar las camisetas que usan los jugadores en los partidos.
Según publicó The Sun este martes, la directiva busca tapar cualquier fuga de dinero.