compartir en:
Embed video: 

Asediada por medios de comunicación, la familia de Rubí Ibarra García llegó al predio localizado a un costado de su propiedad en la comunidad de La Joya, para celebrar la misa oficiada por el sacerdote de la localidad.

Ante más de 250 personas entre familiares e invitados, la quinceañera más famosa de México llegó al lugar a bordo de una camioneta, donde al bajar de la misma fue asediada por los medios de comunicación generando la molestia de los familiares quienes solicitaron guardar la debida compostura.

Para llegar al atrio donde se realiza ceremonia, Rubí caminó por una alfombra roja acompañada de su padre Crescencio Ibarra y su madre, Anaelda García, quienes mostraban un evidente nerviosismo y molestia por lo ocurrido momentos antes.

No obstante, al llegar al atrio, Rubí y su familia dieron inicio a la ceremonia religiosa, misma a la que se conglomeró la gente en su alrededor para ser testigo del importante día para la joven.

Proveniente de estados como Veracruz, Nuevo León, Tamaulipas, Yucatán y de la Ciudad de México, los presentes se mostraron ansiosos y divertidos ante todo lo provocado por el festejo.

Al concluir la misa se llevará a cabo la comida, la cual está destinada a 5 mil personas para, posteriormente, trasladarse a la comunidad de Laguna Seca y continuar con el festejo que será amenizado por al menos nueve 9 grupos musicales, ente ellos la banda Jerez.

Comienza caos por la gran cantidad de gente

En un video difundido en redes sociales se puede observar a la mamá  de Rubí saliendo de la misa de su hija fastidiada por el alboroto provocado por la gran cantidad de periodistas que se dieron cita para realizar la cobertura del acontecimiento.