compartir en:

El portavoz del Comité organizador de los Juegos Olímpicos Río 2016 Mario Andrada, dio a conocer que se tomó la decisión de cerrar la fosa de clavados del centro acuático María Lenk debido a que diversos atletas se quejaron por la tonalidad verde y los malos olores.

De acuerdo a información de los organizadores, el tono verde que tomó el agua de la fosa se debió a una falla del sistema de filtración, por lo que tendrían que cerrarla para darle mantenimiento y solucionar el problema, sin embargo, el inconveniente es que está programada la ronda preliminar de los 3 m de trampolín en la rama femenil.