Abu Dabi.- El “todopoderoso” Real Madrid sufrió lo indeseable para derrotar al anfitrión Al Jazira por apenas 2-1 y clasificar a la final del Mundial de Clubes.
Para nada es novedad que últimamente los “blancos” han tenido pésimos partidos, sobre todo la falta de definición ante el arco contrario, lo que ayer les afectó demasiado, porque los anfitriones sí lo supieron hacer, al minuto 41 por conducto del brasileño Romarinho.
Previo a la apertura del marcador, le fueron anulados dos goles a los madridistas, uno por falta y el otro por fuera de lugar, y ambas acciones fueron tan apretadas de definir que los jueces tuvieron que acudir al video para tomar la decisión.
En el segundo tiempo, también le fue anulado un gol a Mbark Boussoufa y después, al 53’, apareció la estrella Cristiano Ronaldo con la igualada y el galés Gareth Bale definió la victoria hasta el 81’.
El árbitro brasileño Sandro Ricci sólo exhibió una tarjeta en todo el juego, y fue de amonestación para Mohamed Ayed, por el equipo de casa.