compartir en:

Este domingo 30 de octubre finaliza el Horario de Verano, por lo que la Secretaría de Energía (Sener) recomendó retrasar el reloj una hora antes de irse a dormir esta noche.

En México se registra una mayor insolación durante primavera y verano, en casi todo el país el Horario de Verano se inició el primer domingo de abril, cuando se adelanta una hora el reloj para reducir el consumo de energía diaria en el periodo de máxima demanda de electricidad.

La dependencia indicó en un comunicado, que en 2016 el ahorro de energía será de mil 30.40 gigawatts-hora, de donde mil 25.28 corresponden a nivel nacional del periodo abril-octubre y 5.12 a los 33 municipios de la franja fronteriza norte del periodo marzo-noviembre.

Asimismo estimó un ahorro económico de aproximadamente mil 420 millones de pesos, con base en un costo medio de la energía eléctrica de 1.37 pesos por kilowatts-hora.

Recordó que para los 33 municipios de la franja fronteriza del norte del país, el Horario de Verano termina hasta el próximo domingo 6 de noviembre.

En Sonora no aplica el Horario de Verano, por lo que esa entidad mantiene un solo huso horario durante todo el año en línea con el de Arizona.

Mientras que Quintana Roo entró a una nueva zona horaria en el país a partir de febrero del año pasado, para gozar de una hora más de luz natural en beneficio de la actividad turística.

Desde 1996 se aplica el horario de verano en México y en este 2016 se cumplen 20 años de su implementación.

Lo más recomendable es que antes de irte a dormir (el sábado por la noche) hagas el cambio en tu reloj, recuerda que en el smartphone y otros dispositivos electrónicos el cambio se hace en forma automática.

"Una buena noticia es que habrá una hora más de sueño este fin de semana".

Los días serán largos, para realizar diversas actividades al aire libre, por ejemplo ejercitarse en algún espacio deportivo, andar en bicicleta o hacer cualquier otra rutina.

Otra ventaja es que los niños podrán dormir y levantarse con sensación de luminosidad, irán al colegio cuando ya está claro.

Al desplazarse la demanda debido a este cambio de horario, se deja de consumir energía eléctrica, ayudando a disminuir la quema de combustibles para la generación del flujo eléctrico.