compartir en:

San Antonio.- La selección mexicana de futbol se impuso 2-0 a su similar de Curazao, con lo que amarró el primer sitio del Grupo C de la Copa Oro 2017, en partido que se le complicó en muchos lapsos, disputado en el Alamodome.

Apenas el jueves pasado, el cuadro mexicano fue incapaz de superar a un equipo completamente encerrado como Jamaica, ayer el rival salió decidido a proponer, para nada se escondió y complicó mucho a un Tri que, fiel a su técnico, realizó muchas modificaciones en su once titular.

El conjunto caribeño buscó aprovechar dicha situación buscó y con muchas ganas y algunos destellos de calidad metieron en problemas a la zaga mexicana, los cuales resolvió de manera correcta el portero Jesús Corona.

México no lograba equilibrar del todo las acciones, pero tuvo la virtud de ser contundente y en lo que fue prácticamente su única llegada durante el primer lapso se adelantó en el marcador, al minuto 22, cuando por el sector de la derecha, donde Raúl López desbordó para mandar un centro a segundo poste, donde Ángel Sepúlveda conectó de cabeza a contrapié, para batir al portero y poner el 1-0 e irse así al descanso.

La mejoría que mostró tras terminar con el cero desapareció en el complemento, en el que el cuadro caribeño volvió a ser peligroso y cerca estuvo del empate, luego de un remate de Leandro Bacuna al travesaño.

Después, Corona volvió a ser factor al rechazar con un disparo de Gino Kessel que llevaba etiqueta de gol y en el rechace, Bacuna la puso en el poste.

En busca de corregir y quitarse el acoso del rival, Luis Pompilio Páez, auxiliar de Osorio, mandó a la cancha a Elías Hernández, Edson Álvarez, así como a Jesús Gallardo y el jugador de Morelia fue el que le cambió la cara al Tri.

México pudo haber definido el juego desde el minuto 75, pero fue hasta el agregado cuando logró el segundo gol, obra de Édson Álvarez, para amarrar el marcador y así ser primero de su sector, pero con mucho que mejorar.