La gran superficie marina que tiene Mexico permite que arribe una gran cantidad de especies, incluso los ejemplares marinos más grandes del mundo, lo que hace al país un ejemplo de biodiversidad protegida.

Y es que, el territorio marino mexicano resulta ser 1.5 veces más grande que la superficie terrestre, destacó el titular de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), Alejandro del Mazo Maza.

"No por nada, México comparte con el planeta cerca de 44 cetáceos entre ballenas dentadas y barbadas, que migran al país aprovechando las bondades climáticas que brinda el territorio nacional", subrayó.

Enfatizó que estas especies migrantes se encuentran bajo un resguardo sin igual que han convertido a México en un ejemplo en materia de Áreas Naturales Protegidas (ANP).

Un ejemplo de estas especies, reveló Del Mazo Maza, es el mamífero más grande del mundo: la ballena azul, que viene prácticamente desde Alaska para introducirse al Golfo de California en el Área Natural Protegida de Loreto.

Lo mismo ocurre con el denominado pez más grande del mundo, el tiburón ballena, que de igual forma se puede encontrar en costas del Pacífico y del Caribe, y es un espectáculo digno de una postal, señaló el también responsable de la administración de las ANP.

En entrevista con Notimex, resaltó que también esta la ballena gris, que de igual forma regresa a una de sus áreas natales en Ojo de Liebre y Laguna San Ignacio, en la reserva del Vizcaíno, y que hacen las delicias de los turistas que acuden para verlas llegar y tocarlas.

Con ello, se desmitifica la imagen que llevó a este mamífero ser llamado “Pez Diablo”, comentó a su vez Steven Swarts, investigador de la National Marine Fisheries Service, quien lleva 40 años estudiando a este cetáceo.

Este animal resulta ser uno de los más nobles y por lo mismo de los más amigables, aunque no hay que descartar su bravura, que lo llevó a recibir dicho apodo por hundir a los balleneros cuando en otros tiempos solían cazarlos.

Finalmente, tenemos a las tortugas, de las que México tiene la dicha de contar con la presencia de seis de las siete especies del mundo, por lo que en pocas palabras se puede decir que “México es un país tortuguero”, afirmó Del Mazo Maza.

Conocer la biodiversidad, una estrategia que ha rendido frutos

Al contar con esta gran riqueza marina, México ha enfocado sus esfuerzos para garantizar que tanto las especies endémicas como las que migran al país, cuenten con la garantía de poder reproducirse y vivir dignamente.

Un ejemplo de ello son los logros que se han tenido en la presente administración federal y que han permitido más que duplicar la superficie que se tenían anteriormente de Áreas Naturales Protegidas, expresó Del Mazo Maza

Pasamos de 25 millones de hectáreas protegidas a más de 65 millones en diciembre de 2016, al incluir toda la reserva de la biosfera del Caribe Mexicano, un área de 5.7 millones de hectáreas, apuntó.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...