compartir en:

Puerto Vallarta.- El director de la OCDE en México, Roberto Martínez, sostuvo que el país debe alentar el emprendimiento y que en el marco de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) podría aspirar a profundizar la articulación productiva-tecnológica con Estados Unidos.

Ello sin embargo “en una lógica menos manufacturera, estilo tradicional, y mucho más diseño, pruebas, investigación y desarrollo, como los hacen algunos líderes de empresas globales”, señaló Martínez Yllescas en el marco de su participación en el XXII Congreso de Alta Tecnología.

En el acto organizado por la Cámara Nacional de la Industria Electrónica, de Telecomunicaciones y Tecnologías de la Información (Canieti) de Occidente, expuso que México tiene que alentar el emprendimiento, que es fundamental en el tema de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC).

Sin embargo, explicó, en la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) han visto que las TIC y su poder transformador en la producción no se han traducido en tasas más altas de crecimiento, lo que implica un gran reto.

“Por un lado porque el capital humano en buena parte de los países de la OCDE no tienen las destrezas y habilidades digitales que debería tener la fuerza laboral”, precisó el director del Centro de la OCDE en México para América Latina.

Por otra, detalló, porque la apropiación, la distribución y la adopción de las innovaciones tecnológicas han sido muy lentas en la mayor parte de los países de la OCDE; además la intensidad en el uso de las nuevas tecnologías todavía no ha sido lo suficiente para permitir este despegue productividad y en crecimiento.

Roberto Martínez apuntó sin embargo que el sector de las Tecnologías de la Información es uno de los polos de la inserción competitiva de México en el escenario global de las cadenas de valor.

“El sector de las TIC tiene varias de las claves en donde está la competitividad de México a mediano y largo plazo; una competitividad basada no sólo en posicionamiento en cadenas de valor sino también en capacidades de innovación endógena”, mencionó.

Por otra parte, aseguró que México es envidiable en América Latina porque ha internacionalizado una capacidad manufacturera que ya quisiera cualquier país de la región.

“Nuestras exportaciones son principalmente en manufacturas. México ha creado una capacidad competitiva en su posicionamiento, en cadena hacia atrás, es decir en su utilización de partes provenientes de otros países para reexportarlas, con fines de producción en cadenas complejas de manufactura”, destacó.

Este posicionamiento en la cadena hacia atras, añadió, es mucho mayor al de Rusia, un país importante en el contexto global, ya que México tienen una fuerte capacidad manufacturera a partir de componentes importados.

“Esto lo hace más abierto a la globalización en comparación a otros países de desarrollo similar como Turquía o, incluso, de otros países más avanzados tecnológicamente como Israel”, finalizó.