Directa o indirectamente, México, “el país más peligroso del mundo” costearía la construcción del muro en la frontera sur de los Estados Unidos, sentenció el presidente Donald Trump en dos mensajes que colocó la mañana de este jueves en su cuenta personal de Twitter.

 

“El muro es el muro”, comenzó en su mensaje el presidente de Estados Unidos, y recalcó: “Nunca ha cambiado o evolucionado desde el primer día que lo concebí. Partes serán una necesidad para ver a través de él y nunca fue la intención construirlo en áreas de protección ecológica como montañas, pantanos, ríos, aguas…”

En su segundo mensaje de este jueves en Twitter, abundó:

“Directa o indirectamente o por medio de un reembolso de largo plazo, el muro será pagado por México, país que tiene un ridículo superávit comercial de 71 mil millones de dólares con Estados Unidos. Los 20 mil millones de dólares que costará el muro son cacahuates y un mal chiste, comparados con lo que obtiene México de Estados Unidos en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN)”.

“Por el bien y seguridad del país necesitamos el muro, necesitamos el muro para detener el masivo flujo de drogas que llegan de México, país que ahora está catalogado como el número uno entre las naciones más peligrosas del mundo. Si no hay muro, no hay acuerdo”.

 

La reiteración del mandatario es en respuesta a lo que aseguró el miércoles pasado, Jim Kelly, el jefe del gabinete de la Casa Blanca, durante una reunión con legisladores de origen hispano para hablar del problema migratorio.

El general Kelly indicó que la posición de Trump con respecto a la barrera física que pretende edificar en la frontera con México, “no es la misma y está evolucionado”.

El tema de la edificación de una barrera física en la frontera sur de Estados Unidos, está en medio de la disputa entre la Casa Blanca y el Congreso federal estadunidense para consensuar un proyecto de ley presupuestal que mantenga funcionando al gobierno.

Este viernes 19, al filo de la media noche, vence el plazo para que el Capitolio apruebe un proyecto de ley presupuestal de corto plazo con el que se puedan financiar las actividades del gobierno federal, que, de lo contrario, estaría forzado a cancelar.

 

El mismo miércoles justo cuando Kelly comentara a los legisladores de origen hispano que durante la campaña presidencial de 2016 Trump no fue bien informado sobre los temas migratorios, en la Cámara de Senadores se definió una legislación bipartidaria para mantener funcionando al gobierno, que incluye las condiciones migratorias impuestas por el presidente para promulgarla como ley.

La medida legislativa además del dinero para financiar las actividades gubernamentales, incluye la solución a la residencia y empleo temporal que tienen unos 800 mil inmigrantes indocumentados por medio de la Acción Diferida para llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), fondos para el muro y para mayor seguridad fronteriza.

La propuesta de ley en el caso de DACA, define las condiciones requeridas por Trump: darles a los beneficiados, los llamados “soñadores”, la residencia permanente en Estados Unidos con eventual posibilidad de ciudadanía por naturalización, pero sin que con ello puedan eventualmente pedir la residencia permanente para sus padres u otros familiares distintos a sus hijos menores de 18 años.

 

También concede a Trump mil 600 millones de dólares para la construcción del muro en algún sector de la frontera, como lo requirió el presidente en su proyecto presupuestal para el año fiscal en curso, y más presupuesto para contratar a agentes de la Patrulla Fronteriza, y para adquirir tecnología para seguridad en la frontera con México.

No obstante que la legislación cumple con los requerimientos de Trump, este miércoles la Casa Blanca consideró que el proyecto de ley “está muerto”.

En el Capitolio la disputa entre demócratas y republicanos por evitar el cierre del gobierno federal se concentra en el tema de DACA, seguridad fronteriza y fondos para el Pentágono.

 

Los demócratas se oponen a cualquier legislación que no resuelva el asunto de los soñadores y que incluya más de los mil 600 millones de dólares para construir el muro. Por su parte los republicanos que son mayoría representativa en ambas cámaras del Capitolio y que pretenden someter a votación una legislación durante la noche de este jueves, rechazan cualquier legislación que incluya el asunto de DACA como lo pretenden resolver los demócratas y que no conceda un presupuesto adecuado al Departamento de Defensa.

En la Cámara de Representantes por ser mayoría representativa amplia, los republicanos pueden aprobar cualquier proyecto de ley que reciba el aval de Trump, sin embargo, en el Senado los demócratas, que poseen 49 de las 100 curules que lo integran, tendrían que ceder por lo menos nueve de sus votos para sumarse a los 51 republicanos y aprobar la medida.

Hasta el momento, no hay posibilidad de que los demócratas en el Senado se dobleguen ante los republicanos por lo que sigue latente la posibilidad del cierre gubernamental que coincide con el primer aniversario de Trump al frente de la presidencia.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...