Fue director de una clínica de inseminación artificial y argumenta que lo hizo por “el bien de la humanidad”.

Las autoridades en Holanda realizan una investigación de Jan Karbaat, quien fue director de una clínica de inseminación asistida durante cuatro décadas y  que presuntamente utilizó su propio esperma para donar e inseminar a más de 100 mujeres. Para tener pruebas, se tomó una muestra del ADN de su hijo legítimo y se ha confirmado que hasta ahora 18 personas son hijos biológicos de este doctor.

Para realizar un estudio completo que demuestre la paternidad, se ha requerido el ADN del doctor, quien falleció a tan sólo unas semanas de haber comenzado la investigación del caso, pero la viuda del médico se ha negado a exhumar el cadáver.

Hasta ahora decenas de mujeres sospechan haber sido afectadas, pues rasgos físicos de sus hijos son similares a los de Karbaat.

“Por supuesto que abusó de la confianza de muchas mujeres, les dio información equivocada, pero yo deduzco que las quería ayudar, para que quedaran embarazadas lo antes posible", Yuri Weseman, hijo biológico nacido en 1976.

Otra de las hijas biológicas, llamada Wendy Nendels, llamó al doctor de “bastardo sucio”.

Por su parte, Karbaat siempre negó haber actuado negativamente y aseguró que donó su esperma por considerarlo sano y listo:

“Se trata de un pequeño grupo de madres frustradas que no están satisfechas con el resultado. He decidido estar por encima de eso y reírme de cada queja".

En el video que se muestra a continuación, uno de sus "hijos" hace una comparación con la fotografía del doctor, en la que muestra el parecido.

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...