compartir en:

Una llamada anónima a las autoridades de Saltillo alertó sobre la presencia de un grupo de aproximadamente 100 jóvenes que se embriagaba y escandalizaba afuera de un salón de fiestas al norte de la ciudad.

Según el portal Zócalo, fue al filo de la medianoche cuando varias unidades de la Policía Municipal acudieron a atender el reporte al salón de fiestas Real de Peña, ubicado en el bulevar Venustiano Carranza, donde aparentemente se celebraba una fiesta de XV años y niños de entre 9 y 14 años, bebían hasta hartarse.

Al llegar los uniformados, descubrieron a una gran cantidad de menores que consumían bebidas embriagantes en la vía pública y que además escandalizaban, por lo que inmediatamente procedieron a clausurar el lugar, poniendo bajo arresto a los encargados del mismo.

Tras la denuncia anónima al 066 fue clausurado el salón de fiestas Real de Peña y detenidos los encargados por permitir el consumo de bebidas embriagantes a menores de edad.

Fue mientras se llevaba a cabo una fiesta de XV años que tras la llegada de los oficiales, una mujer que trató de resolver la situación alegó tener la concesión para el consumo de alcohol dentro del salón de fiestas, sin embargo, al revisar la documentación, las autoridades descubrieron que la dirección a la que estaba otorgado el permiso no coincidía con la del salón de fiestas, por lo que también fue asegurada por autoridades.

Trascendió de manera extraoficial que el dueño del negocio se dio a la fuga al ver que las autoridades habían arribado.