Cuernavaca.- A unas semanas de que nazca el pequeño Leonardo, Lulú festejará su primer 10 de mayo de manera diferente.

Lourdes Herrera Castillo, especialista en jiu jitsu y enfermera de profesión, no oculta su felicidad. Dice que vive la mejor etapa de su vida, y que quiere heredarle a su hijo el gusto por las artes marciales.

Hace cuatro años, Lulú conoció el jiu jitsu gracias a su esposo Luis, quien tiene ocho años en este deporte y hoy da clases.

“Nos conocimos hace 9 años, y llevamos 8 juntos. El jiu jitsu es un deporte que nos cambió la vida para bien y queremos inculcárselo a nuestro bebé.

“Es un deporte que trabaja todo el cuerpo; ahí liberaba todo mi estrés, y al término de cada clase me sentía más ligera, con mucha energía y empecé a ver que todo mi cuerpo se fortalecía.

“Noté muchos cambios fisicos gracias a un deporte muy divertido”, dijo Lulú, de 28 años de edad.

Externó sus sentimientos, a un mes de que vea cara a cara a su bebé.

“Es una emoción muy grande, todavía como que no lo puedo creer. Es algo que esperábamos dede hace mucho tiempo. Tengo que dejar de entrenar por ahora, pero vale la pena (...) viene un nuevo ser, es el regalo más grande que puede tener una mujer: el ser mamá”, afirmó.

Destacó que el jiu jitsu es un buen pretexto para unir familias.

“A nuestro hijo le vamos a inculcar este deporte que nos gusta mucho, porque nos puede unir como familia, es un momento en el que los tres vamos a convivir, hacer ejercico y divertirnos”, sostuvo.

Staff Diario de Morelos

TAGS EN ESTA NOTA:



Loading...